Regulaciones incentivan la libre competencia en los negocios digitales

Por Miguel Pérez - mayo 15, 2017    innovación digital, México, negocios digitales, Licitaciones, Regulación TI

La innovación tecnológica no se detiene y cada día salen al mercado nuevos modelos de negocio que revolucionan a las industrias tradicionales, apoyados en los esquemas de infraestructura de las Tecnologías de Información (TI) de Cómputo en la nube. Esta inmediatez obliga a los gobiernos a regularizar la libre competencia en los llamados negocios digitales.

En materia de telecomunicaciones, en 2014 México reformó las leyes en este sector para fomentar, a través de nuevos estatutos, la libre competencia y el acceso al mercado de la inversión extranjera.

“Más allá de los avances económicos en la competencia en temas de telefonía, video y datos, las grandes preocupaciones regulatorias en puerta tienen que ver con el Internet de las Cosas, las formas de distribuir y acceder a contenidos a través de aplicaciones Over The Top (OTT), elementos donde los Millennials son el nuevo mercado, ya que todo lo hacen sobre las plataformas de Internet”, explicó en entrevista Rolando Guevara Martínez, socio y experto especialista en telecomunicaciones, medios y tecnología de la firma BGBG Abogados.

Los proveedores de conectividad invierten grandes sumas de dinero en infraestructura y licitaciones, ¿consideras que los OTT no se encuentran en una libre competencia?

Definitivamente, y es un reto importante a nivel mundial, no sólo en México. Cuando el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) ha tenido la oportunidad de pronunciarse con respecto a los OTT, indica que no tiene la competencia o las atribuciones para tomar acciones.

Un caso concreto fue UnoTV, la plataforma de streaming de noticias de América Móvil, donde hubo denuncias de que estaban infringiendo el título de concesión de Telmex al dar servicios de televisión, cuando lo tienen prohibido desde 1990. Lo que indicó en su momento el IFT, es que la plataforma no era un servicio de Telecomunicaciones, sino que opera como aplicación, servicio que no está definido en la Ley, y por lo tanto no es ilegal.

En este mismo rubro se encuentran servicios como YouTube o Netflix, que son empresas de tecnología que viven de la innovación permanente. A final de cuentas, las redes y sus capacidades permiten un sinfín de modelos de negocio.

El IFT se centra en la definición legal de los negocios, donde por más que se estén saltando los temas de infraestructura y que otro agente económico tenga que hacer la inversión, me parece que la diferencia tiene que ver con la oferta e innovación de contenidos, dando pie a un nuevo ecosistema de negocios como el caso de Blim o ClaroTV.

¿Qué afectaciones pueden tener los proveedores de conectividad, operadores y carriers?

Obviamente aquí hay otras discusiones como los conceptos de la neutralidad de la red, donde no se puede discriminar el tráfico de origen. Obviamente, los operadores que tienen el control y accesos a la red, no pueden de repente, bajar la velocidad a las competencias.

¿La neutralidad de la red se da en México?

Por supuesto que es algo que también se está analizando en México. Incluso hay denuncias, no sólo en el IFT, sino ante la Procuraduría General de la República (PGR), de aplicaciones como ChivasTV, que aseguran que su servicio digital era debilitado por las redes.

El principio de neutralidad de la red es algo que está garantizado en la ley, pero su desarrollo, implementación y reglamentación es algo que se debe observar en un segundo nivel. El IFT lo está revisando y hay muchos foros que lo están discutiendo.

¿A qué otras realidades se enfrentan los gobiernos en materia de regulación?

Hay fenómenos como el Spectrum Crunch, que pronostica que en 2020 habrá una gran demanda de datos ocasionada por los miles de millones de aparatos interconectados entre sí, por lo que se necesitará una mayor capacidad de espectro de las redes móviles.

Esa saturación de datos hace pensar que la regulación debe pensarse en discriminar y priorizar tráficos. Por ahora, se encuentra en prospectiva, pero son realidades que pueden o no ocurrir.

En otras latitudes, esto se refiere al estrangulamiento de datos, donde se le debe dar prioridad a ciertos sectores en el uso de las infraestructuras y redes.

En este sentido, ¿cómo consideras que se debe dar prioridad en los datos?

Propongo la analogía que existe en las bandas de frecuencia atribuidas para la seguridad nacional en materia satelital. Es decir, el sistema de comunicaciones satelitales del gobierno mexicano se encuentra en bandas que no permiten ninguna interferencia y garantizan que no exista interrupción en algo tan delicado como la seguridad nacional.

En otros casos, hay servicios que no tienen esa prioridad y que obviamente deben tener una regulación de uso primario o secundario del espectro. Incluso, la nueva ley de telecomunicaciones establece que puede haber dos redes que compartan el uso co-primario y ahí el regulador debe establecer las reglas para ello, las cuales todavía no ha establecido el IFT.