Crece preocupación en empresas por códigos maliciosos: Eset

Por Alan García - mayo 16, 2017    Seguridad de la Información, Ciberseguidad, Eset, Reporte Anual de Ciberseguridad, ESET Security Report
La seguridad informática es un tema que recientemente ha tomado gran relevancia, luego de los ataques a grandes compañías como Yahoo, las campañas políticas como la de Hillary Clinton y el más reciente macro ataque de ransomware a instituciones públicas y privadas. Así, estos acontecimientos han colocado a este tema en la agenda de cualquier empresa.
 
Recientemente se publicó la última actualización del Eset Security Report 2017, un estudio realizado a más de 4,500 técnicos y ejecutivos, a través del que Eset conoce las necesidades puntuales de sus clientes y cómo abordarlas de forma expedita y eficiente.
 
Según el estudio, 56% de las instituciones tienen como principal preocupación que sus infraestructuras sean infectadas por algún tipo de código malicioso. Esto se debe a la sofisiticación de los sistemas de ciberataque y a los alcances cada vez mayores de los cibercriminales, puntualizando como ejemplo el apagón global sufrido en Ucrania por un ataque de malware, de acuerdo con los analistas de Eset.
 
Sin embargo, el malware que más destaca en la actualidad es el denominado Ransomware, mismo que secuestra la información del usuario para encriptarla y pedir una recompensa por su recuperación. Debido a la dimensión de esta amenaza, los especialistas tuvieron que considerarla como una sección independiente al malware per se.
 
Actualmente, los ciberataques y los código maliciosos son la principal problemática a la que se enfrentan las empresas de América Latina. Tan sólo en la región, 49% de las compañías ha reportado algún incidente relacionado con esta problemática. Por su parte, el ransomware como categoría independiente alcanzó un porcentaje de 16%. 
 
Aunque 31% de los encuestados no fue víctima de ningún ataque durante el presente año, (una cifra 10 puntos porcentuales mayor a la obtenida en 2016), esto no necesariamente implica una mejora e incluso podría representar que hay códigos maliciosos especialmente diseñados para no ser detectados, según especialistas de Eset. 
 
Respecto a las buenas prácticas, el estudio es muy alentador, ya que 74% de los participantes establecen políticas bien definidas en materia de seguridad informática, una cifra 5% mayor a la presentada en el reporte anterior. Además, 40% realiza actividades de concientización de forma constante con su personal y 38% recurre a empresas auditoras externas para certificar su proceso de seguridad.