The IT Mag

SaaS, oportunidad para las financieras en el entorno digital: Mambu

6 minutos de lectura
Por Miguel Ángel Pérez - diciembre 29, 2017    Digitalización, Entrevista, FinTech, Sector Financiero, Tendencias TI

Edgardo Torres, Mambu, Fintech, Sector Financiero

La transformación del sector financiero plantea un escenario en el que las nuevas generaciones requieren servicios más adecuados a su comportamiento digital, sin embargo, esto no se trata de cambiar el core business, sino de usar la tecnología para alcanzar más mercados de forma más rápida.

De acuerdo con Edgardo Torres-Caballero, director general para las Américas de Mambu, empresa proveedora de plataformas Software as a Service (SaaS) de servicios de préstamos y depósitos, la propuesta de las empresas de tecnología no es cambiar el core, sino ayudar a las organizaciones a alcanzar las nuevas líneas de negocio que les interesan, mientras que las herramientas digitales les permiten crear una rápida estrategia para lograrlo. 

La banca usualmente es una industria conservadora, donde lo que funciona lo mantiene, pero prueba cosas nuevas alrededor. Lo que sí es positivo es que en los últimos años ha habido un gran interés por acercarse a las tecnologías financieras, las Fintech, para colaborar”, aseguró el directivo en entrevista para The IT Mag.

Todas las instituciones financieras, agregó Edgardo, miran sus intereses y determinan si (dichas tecnologías), encajan en su portafolio de productos. Pero grandes y pequeñas se hacen las mismas preguntas: ¿cómo puedo atender mejor a los micro empresarios, a las Pequeñas y medianas empresas (pymes), a los jóvenes que se incorporan a sector laboral? “Si la tecnología es un habilitador, entonces la van a abrazar”.

Al hablar de bancos digitales, ¿esto significa que son nuevas instituciones o simplemente es la transformación de lo que ya se tienen en el mercado?

Los bancos tienen canales de ventas. Un canal puede ser una sucursal, Internet, un kiosko en un aeropuerto, entre otros. Son instrumentos que forman parte de un portafolio de productos para depósitos, inversiones, hipotecas, préstamos a personas o empresas; este último segmento es muy importante y tiene un gran potencial en México.

Entonces, cuando se habla de un banco digital, no es algo que está en Internet, porque eso ya existe. Es la posibilidad de que el canal sea 100% digital, es decir, no existe una sucursal y toda la infraestructura, conexiones y centros de datos tradicionales ahora están en la nube. Todo es virtual, tanto el backend como el frontend, y el medio con el que se interactúa es a través de la pantalla del móvil.

Las nuevas tecnologías permiten realizar el análisis de riesgos de un crédito o préstamo en minutos y al aprobar los lineamientos del núcleo del negocio, de inmediato se hace el desembolso. Todo digitalmente.

Mencionaste que las pymes son un gran segmento de negocio. ¿Cuál es la razón?

Mambu inició operaciones en 2011 en Europa y desde 2016 extendió sus operaciones a Asia-Pacífico y Américas, y trabajamos con instituciones bancarias ya consolidadas. Sin embargo, la tecnología revoluciona la manera de capturar nuevos mercados y uno de ellos son las Pequeñas y medianas empresas.

En México hay por encima de 4 millones de unidades, sin embargo, los grandes bancos no atienden a más de 150,000, por lo cual hay una gran oportunidad de que con ayuda de la tecnología se alcance a más pymes.

Sin embargo, tradicionalmente no han estado debidamente atendidas. Además de brindarles un crédito, es posible ofrecerles una plataforma digital para manejar la nómina y con ello acceder a información clave sobre su actividad financiera. De esta forma, las instituciones tienen información de valor que les permita brindar productos mucho más personalizados, de acuerdo a su salud financiera.

Mambu, Fintech, Sector Financiero

¿Qué ocurre con los tiempos de implementación?

Con las nuevas tecnologías, un proyecto que inicia desde cero, puede salir al mercado en 3 o 4 meses, gracias a la capacidad del cómputo en la nube con una arquitectura de Software como Servicio (SaaS).

De esta forma, las organizaciones tienen la capacidad de sacar un negocio fácil y rápido, probarlo en el mercado y si no funciona, modificarlo para sacar otro. Es decir, cambia de forma radial el costo de propiedad e inversión.

Las nuevas herramientas tecnológicas ya están disponibles, sin embargo el núcleo del banco continúa operando con soluciones de varios años atrás. ¿Este esquema de 'legacy' frena nuevos modelos de negocio?

La infraestructura informática de un banco tradicional es muy robusta y súper costosa, además la tolerancia de riesgo es muy baja. De tal forma que los procesos para cambiar y ajustarse a los nuevos mercados son mucho más lentos y sobre todo costosos. Es por esto que no hay una transformación en el núcleo y lo que se hace es aplicar una serie de parches para mantener la operación.

La propuesta de las empresas de tecnología no es cambiar el core, sino ayudar a las instituciones a alcanzar nuevas líneas de negocio importantes y que les interesen. Lo que la tecnología les permite es una estrategia rápida para alcanzar esos segmentos.

Un ejemplo sería la expansión geográfica de un banco local de la Ciudad de México, el cual desea incursionar en Nuevo León. Sin embargo, por estar asociado con otro estado no venderá nada. En cambio, si ese mismo banco utiliza una estrategia digital con un nombre más atractivo, puede operar en todo México y en cualquier parte del mundo, pues está montado en la nube. No hay fronteras para un banco así.

El núcleo del negocio de la banca no es de gran interés para los nuevos competidores, pues casi todos los sistemas son desarrollos a la medida. El negocio está en los nuevos modelos digitales.

¿Hay una etapa de migración y adecuación?

Lo que hacen muchos clientes es crear iniciativas por separado, de tal forma que no hay migración de datos. Sin embargo, para aquellos que tienen una infraestructura informática rígida o con pocas capacidades y requieren de nuevos modelos de negocio, es necesario que reemplacen esa plataforma a través de una solución SaaS. Es aquí donde se hace una migración, porque se requieren nuevas funcionalidades para las necesidades de los negocios digitales.

El mundo está cambiando muy rápido y hay un poco de tecnología detrás de esto, con las API y los micro servicios. Hoy sólo se necesita hacer un llamado de la información que se necesita entre un sistema y otro; básicamente es un transacción. Eso hace que hoy Mambu realice 150 millones de transacciones por día, con las APIs, a los diferentes sistemas, como el módulo de tesorería de SAP o al CRM de Salesforce.

Mambu, Fintech, Sector Financiero

En cuanto a las tendencias globales, ¿consideras que los nuevos competidores se aprovechan de la falta de una regulación Fintech en México?

México es uno de los países líderes en la región en la tendencia Fintech y empieza desde el Congreso que ya trabaja en la Ley Fintech. El regulador está abierto a la transformación del sector al permitir el uso de la nube para hospedar operaciones financieras.

Considero que es todo lo contrario. Existe una apertura del mercado mexicano para la utilización de este tipo de tecnologías y eso hace que empresas como nosotros entremos de una manera más agresiva a atender la región. Creo que el nivel de avance tecnológico ha hecho que no solo el regulador o los legisladores, sino que las propias instituciones financieras tengan iniciativas Fintech para salir al mercado con una nueva oferta de productos.

Vamos a ver mucho más de esto a partir de ahora y en los próximos años, porque hay una capacidad importante para atender a los clientes con nuevos canales, como el digital.

¿Crees que en el momento en el que salga la legislación se verán afectados algunos mercados?

No creo. La legislación busca habilitar que se generen más empresas que impacten positivamente en la economía y desarrollo del país. Esa parte no preocupa, lo importante de las legislaciones es generar un ecosistema en el que inversión y capital fomenten la generación de nuevas empresas, con nuevos empleos.

Lo importante es entender que hay nuevas tecnologías para los bancos que quieran diversificarse y tener estas nuevas líneas de negocio, con modelos ágiles. Lo mismo pasa con las instituciones que quieren esas nuevas operaciones y tienen la capacidad de hacerlo a un costo correcto y con el nivel de soporte y servicio adecuado en su negocio.

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección