The IT Mag

Estudio revela los riesgos en la seguridad por el uso de Inteligencia Artificial

3 minutos de lectura
Por Alan García - marzo 5, 2018    Destacadas Negocios, Negocios,

Un estudio realizado por investigadores de las universidades de Cambridge, Oxford y Yale, en conjunto con expertos en privacidad y militares, pone al descubierto los riesgos que representa la aplicación tecnologías de Inteligencia Artificial (IA) para los negocios y su efecto en la seguridad digital global. Como consecuencia, proponen una regulación que limite el desarrollo de esta tecnología y la catalogue en estándares Militares/Comerciales.

Hall 9000

La singularidad”, como llaman los especialistas al instante en que las inteligencias artificiales sobrepasen al intelecto humano, es un argumento muy aprovechado por películas y novelas de ciencia ficción para plantear futuros donde una IA se torna contraproducente para la humanidad debido a su razonamiento excesivamente lógico.

Sin embargo, aunque el surgimiento de tecnologías como el cómputo cuántico parecen acercarse a “la singularidad” cada vez más a la realidad. La preocupación de los investigadores, en los próximos 5 años, tiene que ver en cómo los grupos criminales, gobiernos autoritarios y “lobos solitarios” puedan hacer mal uso de esta tecnología.

“Los rápidos avances en la IA están aumentando los riesgos de que usuarios con software malicioso exploten la tecnología para orquestar ataques automáticos, provocar accidentes viales con los vehículos sin conductor o convertir los drones comerciales en armas teledirigidas”, argumentó Eric Auchard, columnista de Reuters.

De acuerdo con el documento, la inteligencia artificial representa un riesgo inminente para la seguridad digital, física y política del mundo, ya que ofrece a grupos de cibercriminales la facilidad de realizar ataques masivos con altos márgenes de éxito y a un costo exponencialmente menor.

Maquina y hombre-4

Por otro lado, la inteligencia artificial es considerada una poderosa herramienta para identificar todo tipo de vulnerabilidades técnicas y de procesos en las organizaciones. En consecuencia, de ella podrían nacer nuevas metodologías de innovación, desencadenar un desempleo generalizado y todo tipo de perturbaciones sociales en caso de no ser correctamente administrada por los responsables de su creación e integración a las sociedades.

El análisis incluso detalla como la IA podría ser utilizada para manipular los medios de información y en consecuencia a las masas, con la generación de imágenes, textos, audios e incluso videos para influir en la opinión pública, soportado en las redes sociales.

I.A.

Finalmente, el informe cuestiona si los académicos deben hacer públicos sus progresos en materia de IA, al menos hasta que otros expertos en el campo puedan estudiar y analizar los riesgos potenciales de la divulgación de dicha información.

“Al final, terminamos con muchas más preguntas que respuestas”, dijo Miles Brundage, investigador del Instituto Future of Humanity de Oxford.

Es importante señalar que esta no es la primera advertencia que hacen los especialistas sobre el desmesurado abuso comercial de compañías tecnológicas como Facebook y Microsoft a la IA. El empresario Elon Musk y el reconocido científico Stephen Hawking han expresado su preocupación ante “la singularidad” y el mal uso de esta tecnología.

Incluso la Organización de las Naciones Unidas (ONU), anunció la creación de una oficina en La Haya, Países Bajos, para monitorear el desarrollo de Inteligencias Artificiales y Robótica.

“Una de nuestras tareas más importantes es establecer una red de expertos de compañías, instituciones de investigación, sociedad civil y gobiernos. No queremos prohibir o frenar las tecnologías, queremos explorar cómo la nueva tecnología puede ayudar a los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU”, dijo Irakli Beridze, asesor estratégico del Instituto Interregional de la ONU.

La inteligencia artificial es ya una realidad y prácticamente todos los usuarios digitales conviven con ella, en menor o mayor proporción. Un ejemplo sencillo de ella son los buscadores predictivos como Google y los famosos chatbots, que no son una variante del cómputo cognitivo.

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección