The IT Mag

Conoce cómo mejorar las finanzas de tu Pyme en 2018

2 minutos de lectura
Por Miguel Ángel Pérez - diciembre 21, 2017    FinTech, Inversión TI, Tendencias TI, presupuesto, Tendencias 2018

finanzas digitales, pyme, Konfío

La reducción de costos de operación y de producción es un objetivo que todas las empresas buscan cada día y en un ambiente económico rodeado por la incertidumbre, las Pequeñas y Medianas Empresas (pymes) deben elaborar planes financieros que se ajusten a los desafíos actuales y del futuro. 

Un estudio de la consultora Gartner señala que 42% de las empresas a nivel global están adoptando un enfoque digital para el núcleo central de su modelo de negocio, iniciativas que se deben financiar; hoy, el dinero necesario para emprenderlas procede de la autofinanciación, pues el propósito principal de estos proyectos es conseguir ingresos en lugar de ahorrar costos.

Un estudio de SAP, realizado por IDC, subraya que las empresas que han optado por introducir la tecnología digital en sus procesos, crecen más rápido que aquellas que no han apostado por esta renovación. Entre 50.2 y 60.2% de las empresas encuestadas asegura que la introducción de las nuevas tecnologías les ha ayudado a mejorar su productividad.

De acuerdo con la fintech Konfío, es importante que las pymes estén preparadas para los cambios que pueden ocurrir en 2018, donde la velocidad de salir al mercado con innovación y diferenciación tecnológica es clave. Por ello comparte algunos consejos para armar un plan estratégico y mejorar las finanzas de las organizaciones, ante cualquier escenario.

Establecer metas y objetivos. Se debe fijar a que se destinará el capital de la empresa. A partir de un diagnóstico que indique cuál es el estado financiero, se establecerá hacia dónde se debe dirigir, con una meta financiera realista que incluya rentabilidad, liquidez y apalancamiento.

 Elaborar presupuesto. Tener un registro sólido de todos los capitales que entran y salen de la empresa sirve para elaborar un presupuesto a partir del que pueda partir el plan financiero. Este registra en los ingresos, las ganancias, el financiamiento externo, las diversas entradas por proyectos extra, entre otros, mientras que en los egresos, considera los gastos fijos como rentas y servicios, mantenimiento y adquisición de insumos.

 Priorizar los gastos. Con el presupuesto elaborado, se pueden visualizar los gastos que son imprescindibles para llegar a la meta financiera del plan, además de eliminar todos los gastos innecesarios que no reportan beneficios para la empresa. Restringir las salidas de capital sirve para mantener el gasto al mínimo y optimizar los ahorros de la empresa.

 Calendarización y proyección de metas. Crear un calendario de pagos, inversiones y gastos, a corto, mediano y largo plazo, que contemple las metas y alcances del plan financiero. Esto sirve para establecer la disponibilidad de capital a lo largo del año, visualizar cuánto tiempo tomará alcanzar cada meta y administrar de manera inteligente los recursos en caso de emergencias e imprevistos.

 Verificar el plan financiero y crear diversos escenarios. Es importante comprobar que los gastos contemplados y el ahorro que se obtendrá con el plan, correspondan a las metas fijadas en primer término, que no existen fugas de dinero y que el propio plan puede ser susceptible de cambios en caso de requerir ajustes. Esto último es importante, pues los factores externos del mercado, como las tasas de interés, las fluctuaciones en el mercado y reformas financieras y fiscales, son impredecibles, y debes estar preparado para realizar cambios en el plan inicial que te permitan continuar con tu meta financiera.

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección