The IT Mag

Ciudades Inteligentes, proyectos donde la colaboración es la clave del éxito

2 minutos de lectura
Por Miguel Ángel Pérez - junio 19, 2017   

Smart-City.jpeg

El concepto de Ciudad Inteligente (Smart City) va más allá de una estrategia digital basada en la modernización, ya que su principal objetivo es tener un control completo sobre servicios y productos que proporcionen el bienestar necesario de la población. Es un proyecto donde la colaboración entre industria privada, gobierno, academia y sociedad es clave para lograrlo.

Un estudio realizado por Machina Research en 2016, analizó el nivel de inteligencia de 22 ciudades a nivel mundial, donde la infraestructura física tecnológica es la clave para desplegar aplicaciones móviles que permitan resolver los principales problemas a los que se enfrentan las grandes urbes.

Al respecto, Diana Coll, directora de Marketing y Comunicación de Nokia, explicó que la transformación de las ciudades no es una tarea sencilla, ya que cada una tiene sus problemáticas particulares, “la tecnología y los modelos de negocio están evolucionando rápidamente y existe mucha incertidumbre para establecer un camino ágil”.

El informe resalta el nivel de desarrollo de cada una de las ciudades con relación a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, la seguridad con la que se desenvuelven dentro de ella y la sustentabilidad y reducción del impacto ambiental provocado por las actividades propias de cada urbe, por lo que es de suma importancia aumentar la eficiencia de los recursos para mejorar la calidad de vida e implementar nuevas tecnologías para mejorar la sustentabilidad y competitividad.

Retos de las Smart Cities

Tomando en cuenta que la información es el eje principal de las actividades de una Ciudad Inteligente, la seguridad de los datos representa el principal reto. La conectividad inalámbrica y alámbrica puede llevar la seguridad de la información al siguiente nivel, gracias a los servicios de autenticación que facilitan el acceso a la red, al administrar los datos de los usuarios y evitar que se tengan que identificar cada vez que se conectan.

Ruckus, empresa proveedora de soluciones inalámbricas, detalla que otro obstáculo se centra en la avalancha de dispositivos que día a día se integran a las redes de datos, desde personas, hasta cosas con la habilidad de interconexión. Todos ellos requieren puntos de acceso robustos con largo alcance y capacidad para conectar a más de 500 dispositivos cada uno.

De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), América Latina y el Caribe es la segunda región más urbanizada del planeta con 8 de cada 10 personas viviendo en ciudades. Entre 1950 y 2014, se urbanizó a una tasa sin precedentes, aumentando su población urbana (como porcentaje del total) de 50 por ciento a 80 por ciento; una cifra que se espera que alcance 86 por ciento en 2050.

La consultora de mercados Frost & Sullivan, resalta en un estudio de soluciones para Ciudades Inteligentes, que el valor de la industria alcanzará 1,500 millones de dólares (mdd) por ingresos en 2020. 

La transformación de una ciudad en Smart City no es un proyecto de la noche a la mañana, mucho menos es responsabilidad sólo de los gobiernos. La inversión en infraestructura requiere de grandes cantidades de capital y no puede ser absorbida por un solo jugador, por lo que es importante buscar asociaciones público-privadas para impulsar el desarrollo de estas urbes. 

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección