The IT Mag

Virtualización, base de la nueva arquitectura de cómputo

3 minutos de lectura
Por Miguel Ángel Pérez - marzo 11, 2017    Tendencia, TI al día, Cloud computing, Colaboración, Data Center

Virtualización, TI, Data CenterTradicionalmente las computadoras están diseñadas para ejecutar un sistema operativo y una aplicación a la vez, pero los servidores que poseen recursos de cómputo superiores, bajo este mismo esquema de arquitectura tradicional, sólo son utilizados entre un por debajo del 15% de su capacidad, de acuerdo a los análisis de empresas como VMware o Citrix.

Una de las tecnologías que revoluciona las capacidades de cómputo es el software de virtualización que soluciona este tipo de problemas al permitir que múltiples sistemas operativos y aplicaciones se ejecuten en un servidor físico.

La implementación de esta tecnología tiene por objetivo centralizar las tareas administrativas, mejorar la escalabilidad y las cargas de trabajo desde los sistemas operativos y los servidores a los dispositivos de almacenamiento y los recursos de red.

Actualmente la virtualización forma parte de las estrategias actuales de los centros de datos –y en general de las TI corporativas– para consolidar y optimizar sus recursos. En un sentido estricto se puede aplicar a servidores, aplicaciones, almacenamiento y redes. Así también,  es la manera más eficaz de reducir los costos de TI y aumentar la eficiencia y la agilidad de los negocios de cualquier tamaño.

En los últimos años este tema se ha convertido en una tendencia al alza, sobre todo a la hora de diseñar un sistema de cómputo, ya que las herramientas o infraestructuras que la soportan son muy variadas y su elección es un punto clave para aprovechar al máximo la potencia del hardware.

Cómo funciona

El principio básico es la utilización de máquinas virtuales (VM, por sus siglas en inglés), que son contenedores de software aislados con un sistema operativo y aplicaciones. Debido a que cada VM es completamente independiente, una capa de software permite ejecutar simultáneamente varias máquinas en una sola computadora, administrando y asignando dinámicamente los recursos informáticos a cada equipo según sea necesario.

Virtualización, Escritorio En un sentido estricto, la virtualización se puede aplicar a servidores, aplicaciones, almacenamiento y redes.

Esta nueva arquitectura ofrece una utilización optimizada de los servidores y reducir el número necesario para la operación de la compañía. Las VMs son archivos de software autónomos que pueden manipularse con la facilidad de copiar y pegar, esto aporta simplicidad, rapidez y flexibilidad al despliegue y gestión de TI.

Incluso puede transferir VMs en ejecución de un servidor físico a otro, proceso conocido como migración en vivo. También puede virtualizar aplicaciones empresariales críticas para mejorar el rendimiento, la fiabilidad y la escalabilidad, a la vez que reduce los costes.

El siguiente paso de aplicación se marcó por la facilidad de entregar escritorios virtuales a la fuerza laboral como un servicio administrado, en el que no importan las capacidades de cómputo local de cada puesto, sino la conexión de banda ancha hacia el servidor, permitiendo responder con mayor rapidez a las necesidades actuales.

Nuevos alcances

En el mismo sentido de optimización, la arquitectura comienza a tocar a los medios físicos de comunicación como las redes, donde las aplicaciones se ejecutan en la red digital exactamente igual que en una red física.

La virtualización de redes brinda dispositivos y servicios de red lógicos como puertos, switches, enrutadores, firewalls, balanceadores de carga, redes privadas con las mismas funciones y garantías que una red física, junto con las ventajas operacionales y la independencia de hardware.

El más reciente estudio a nivel global de IDC prevé que el 45% de las organizaciones tripliquen la adopción de redes preparadas para la era digital en los próximos dos años.

Virtualización, Redes Virtuales 45% de las empresas triplicarán la adopción de redes preparadas para la era digital en los próximos dos años, IDC.

Una de las ventajas más significativas de una infraestructura es la capacidad de recuperarse de forma rápida en caso de fallo, es decir que si se dispone de una copia de los archivos de configuración de la máquina virtual, en caso de desastre. No es necesario reinstalar, recuperar backups y otros procedimientos largos que se aplican en las máquinas físicas.

En definitiva, esta tendencia se está convirtiendo en una alternativa atractiva para las organizaciones de todos los tamaños que buscan mejorar su agilidad empresarial, ya que simplifican las operaciones de TI, mejoran la continuidad del negocio y minimizan los riesgos. De acuerdo con la Encuesta Global CIO 2016-2017 de Deloitte, el 92% de los ejecutivos de TI planea aumentar sus iniciativas en este tema.

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección