The IT Mag

¿Por qué las empresas fracasan al implementar TI?

7 minutos de lectura
Por Marisol Ramírez - febrero 9, 2017    tecnología, TI, CIO, digitalización de las empresas, Empresas

Julien Rousselet_Palo IT

El 50% de los proyectos de implementación de TI en las empresas no llegan a sus objetivos propuestos, de acuerdo con Julien Rousselet, Managing Director  LATAM de Palo IT. En entrevista el experto menciona que esto se debe a que los planes se van alargando en su ejecución y se lanzan tarde, motivo por el cual no se pueden medir las fallas de manera rápida y corregir las mismas. Entonces los costos son altos o se pierden inversiones.

En este contexto, Palo IT es una consultora en transformación digital que fue creada en Francia en 2009 y trabaja los puntos débiles de las empresas, para que puedan digitalizar procesos que les permitan ofrecer mejores servicios a sus clientes.

"El proceso de innovación requiere de perder el miedo a fallar y tener acompañamiento efectivo que permita corregir los errores", señaló el experto, quien nos platica cómo mejorar los procesos de innovación en las empresas.

-¿Cómo aporta Palo IT en el proceso de innovación de sus clientes?

-Atacamos tres rubros: el primero es la innovación digital, donde usamos métodos como design thinking, es decir, experiencia de usuario para crear nuevos productos digitales. Por ejemplo, un banco que quiere ofrecer a los usuarios la apertura de una cuenta empresarial directamente desde el móvil o la web. En este escenario, Palo IT diseña las metodologías.

La segunda parte es el desarrollo de aplicaciones web y móviles, donde el código es propiedad del cliente. Desarrollamos a través de métodos ágiles, por medio de software, historias de usuarios, antes que requerimientos. Cada caso se transfiere a las áreas de desarrollo cada dos semanas para crear una demo con el producto nuevo y reorientarlo si hay fallas dentro del periodo de implementación.

Tradicionalmente este desarrollo de aplicación se hacía primero con un requerimiento, tardaban meses o años en desarrollarlo y al final no servía o no era lo que se quería. Por eso lo ideal es hacer varias pruebas.

Por último, el tercer factor es comenzar las transformaciones ágiles en las empresas. Para lograrlo se colocan coaches que analizan la organización, su funcionamiento y acompañan la transformación de los procesos.

-¿Con base en su declaración, por qué el 50% de los proyectos de implementación de TI en las empresas fracasan?

-Los proyectos se complican por cómo elaboran la idea de creación y la ejecución. Fracasan porque al principio, en las juntas de preparación, pasan mucho tiempo imaginando lo que van a hacer. En cambio, al usar métodos como design thinking donde la idea empieza y termina por el usuario, tenemos que salir a la calle a preguntarle al público objetivo qué necesitan y cómo lo quieren usar.

Otro factor es que les falta un proceso de co-creación entre empresa creadora, usuario, personal involucrado y la parte financiera.

Por otra parte, también fallan en la ejecución del proyecto. Cuando están en un proceso de innovación es difícil pronosticar si va a funcionar o no, así que es contraproducente hacer un requerimiento muy grande y estar meses en un desarrollo sin probarlo durante la implementación. Más del 98% de los negocios fracasan por esto, por ejemplo, los primeros smartphones y tabletas que nunca despegaron, eran lentos, robustos e incompatibles, pero fueron la antesala para los más rápidos y delgados.

La solución es hacer un producto mínimo viable, es decir, lanzar rápido, con pocas funcionalidades, pero que sean las necesarias. Se prueba en el mercado y se hacen las correcciones necesarias en corto tiempo, sobre la marcha. Son métodos usados en Silicon Valley, que inician con un desarrollo pequeño y le van agregando dinamismo al proceso creativo mientras crece.

-¿Cuáles son los principales retos para las empresas en el proceso de digitalización?

-Los retos se colocan en el proceso de decisión, que es un poco largo, porque las empresas se manejan por presupuesto y les da miedo fallar. Cuando entran a la innovación, la base es aprender la cultura del fail-fast, es decir, lanzar una iniciativa en la que se está abierto a cometer errores para darse cuenta lo que no funciona. Esto significa no desgastarse en el proceso hasta el final, cuando ya no se pueda hacer nada. Después es necesario reorientar los recursos hacia la meta. Esto funciona cuando se está dispuesto al error, de lo contrario, no lo aceptan y siguen fallando, y no se dan cuenta de lo que sí les sirve.

En la toma de decisiones nadie dice "tengo miedo a fallar", pero claramente es un error en México, fallar es parte del proceso de innovación.

La traba mayor también son las experiencias que han vivido en TI donde las cosas no les han salido como lo desean y los proyectos tardan en salir o cuestan más. Y a la siguiente vez es más difícil confiar en un nuevo actor. Si todos trabajamos mejor en nuestro propio ramo, aporta a la innovación.

-¿En qué tipo de industrias han participado con esta metodología?

-Comenzamos con industrias financieras y aseguradoras, pero ahora todas las empresas están buscando digitalizar sus procesos para beneficiar la relación con sus clientes, proveedores y empleados internamente.

En Francia hemos trabajado en la fábrica del futuro para los líderes de cognac; hemos aplicado en la industria de transporte y en México estamos trabajando en crear nuevas aplicaciones en el sector de vales de gasolina y bancario, por citar dos ejemplos.

-¿Qué es la fábrica del futuro?

-Cuando trabajas en industrias como la aeronáutica, automotriz o la productora de alcoholes, por ejemplo, donde requieres niveles de calidad muy altos, se aplican tecnologías como Internet de las cosas y vehículos autónomos. En una fábrica, corresponde a tener tráileres identificados sin conductor que entran y ya están preparados para cargar la mercancía con tecnología automatizada y que con sensores determina el control de calidad electrónico, esto en suma mejora la eficiencia de la fábrica. Todo lo anterior a través de robots, sensores, inteligencia artificial y Big Data.

-¿La inteligencia artificial y los robots quitarán puestos de trabajo?

-Estamos entrando a una revolución tecnológica muy fuerte, y se está acelerando la adopción de tecnologías, obviamente va a tener impacto en la forma en que trabajamos y vivimos.

Recientemente estuve en San Francisco y conocí startups increíbles, pero veo que el empleo evoluciona, habrá más emprendedores y freelance que harán una cosa en la mañana y tal vez otra diferente en la tarde, pero el empleo no desaparece.

-¿Por qué llega a México Palo IT? 

-Abrimos Singapur hace tres años, Hong Kong y México en 2016, y este año Australia. En los mercados emergentes hay una fuerte necesidad de modernizar sus procesos de negocio, hay sed por nuevas tecnologías.

En octubre de 2015 visité México y vi un atraso en transformación digital, es una oportunidad de mercado que se va a acelerar en los próximos tres años en promedio. Vemos a empresas como Bancomer que está entrando muy fuerte en la digitalización y agilidad, va a mover el mercado, de esta manera también observamos a AT&T y Amazon y queremos estar ahí como una opción.

-¿Cómo observa el panorama para este año en México en cuanto a la digitalización y el impacto de la elección de Trump?

-Es un periodo de incertidumbre para las inversiones, especialmente desde la llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos. En este caso veo varios escenarios: primero, creo que las empresas tienen que revisar minuciosamente sus costos y eficiencia en los procesos, esto los va a llevar a buscar soluciones digitales.

Por ejemplo, un banco podrá ahorrar costos de operación al abrir una cuenta, si el usuario lo hace desde una plataforma digital porque cuando lo hace desde una sucursal o un call center, al banco le cuesta de 180 a 400 dólares por cada cálculo en casos empresariales.

Otro caso es el de Carrefour a nivel mundial; con ellos implementamos la plataforma digital de compras, porque su mercado tiene más proveedores y si aplican su proceso normal, tardarían semanas el obtener el acta constitutiva de 400 proveedores. Digitalizar es la forma de hacer más sencillo un trabajo que manualmente tomaría más tiempo y recursos.

Por otro lado, Estados Unidos está en un periodo de crecimiento independiente del presidente, eso beneficia a México. Se deben ajustar estrategias en los sectores, pero cualquier movimiento en cualquier economía genera oportunidad.

-¿Por último, qué espera del mercado mexicano? 

-Como conclusión de nuestro análisis apostamos al crecimiento del e-commerce y a la innovación, estamos involucrados con la Asociación Mexicana de Venta Online porque creemos que la tecnología permite crear modelos de negocios disruptivos ligados a la parte digital.

Observamos que van a nacer innovaciones mexicanas, estamos trabajando en el tema de la gasolina, Internet de las Cosas (IoT), productos para la red de infraestructura en ciertos nichos.

El gran salto que se va a dar en México es a través de la digitalización con el usuario final y la revolución va a estar en el medio de pago -finalizó-.

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección