The IT Mag

Implicaciones de la tecnología en el empleo, según el Foro Económico Mundial

3 minutos de lectura
Por Marisol Ramírez - enero 19, 2017    Negocios, Recursos Humanos, tecnología, TI al día, WEF

Foro Económico Mundial

Esta semana en el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) de Davos, Suiza, países líderes discuten los desafíos de la economía mundial, políticas para reducir las desigualdades sociales, retos en las empresas y empleos ante la creciente digitalización, y las ventajas derivadas de la globalización, bajo el tema “Liderazgo responsable y receptivo”.

Un tema que inquieta a los países es el avance exponencial de la tecnología en las empresas, la vida cotidiana y las ciudades frente a la adaptación de las personas, situación que podría tener un efecto desestabilizador sobre el empleo y el crecimiento económico, así como incrementar el malestar social, de acuerdo con el estudio Global Risks 2017 del Foro Económico Mundial.

“La irrupción tecnológica y la globalización deteriora las perspectivas de empleo y va en declive de la industrial”, menciona este estudio.

Asimismo, indica que el aumento en la adopción de la inteligencia artificial (IA) es capaz de destruir empleos tradicionales a un ritmo más rápido de la capacidad de las empresas para crear nuevos puestos de trabajo adaptados a la automatización, “a menos que los gobiernos y el sector privado colaboren para gestionar el problema”, apunta el informe.

Impacto de la tecnología en el empleo

El WEF ha identificado 12 tecnologías emergentes que tienen el potencial de cambiar la naturaleza de la sociedad, el trabajo y la política, entre ellas está: blockchain (plataforma que soporta cripto-monedas como Bitcoin), impresión 3D, nanotecnología, Internet de las cosas, la computación cuántica y la realidad virtual .

Aunque los beneficios de estas tecnologías serán mayores que los riesgos, plantean en el WEF cuestiones y retos difíciles para los reguladores y los gobiernos.

Los inversores se muestran escépticos al respaldar el desarrollo de tecnologías, que más tarde puedan ser prohibido o rechazadas si la ausencia de un gobierno eficaz conduce a una pérdida de confianza del público.

Por ejemplo, el reto que se avecina desde 2017 para las empresas y los gobiernos es la adopción y crecimiento de la robótica y la IA en el empleo. De acuerdo con un estudio de McKinsey en 2015, citado por el FEM, el 45% de las actividades que los trabajadores de hoy podría ser automatizado por parte de las empresas.

Ya lo hemos visto por ejemplo en las armadoras de automóviles y otras fábricas de la industria manufacturera, en que la robótica impactó en la reducción del número de trabajos manuales. De esta manera, “con el uso de la IA las empresas podrían eliminar puestos de trabajo de oficina”, señaló John Drzik , presidente del riesgo global de la aseguradora Marsh.

Señaló que la inteligencia artificial está buscando algoritmos de aprendizaje automático en sectores de servicios financieros, salud y en otros sectores comerciales.

Los analistas exponen en Davos que existe incertidumbre sobre la futura creación de empleo ante el hecho de que las máquinas se vuelven más inteligentes, a pesar de que la tecnología ha aumentado la productividad del trabajo y ha creado mejores puestos.

“La industria manufacturera de Estados Unidos está produciendo más pero con un menor número de trabajadores”, mencionó. Según los economistas, el 80% de la disminución de la proporción de los ingresos a la fuerza de trabajo entre 1990 y 2007 se debió a la mejora de la tecnología.

"Va a tomar un tiempo para la IA penetre completamente, porque las empresas en general no están dispuestos a entregar su toma de decisiones de las cajas negras sin un grado considerable de pruebas y experimentación, pero creo que ya está teniendo lugar”, opinó.

Por otro lado, el informe también señala como consecuencia del uso de tecnologías de punta, la tendencia del auto-empleo o freelance, dejando a los individuos la responsabilidad de asumir los costos del desempleo, enfermedad y la vejez, en lugar de que los gobiernos y empresas se hagan cargo de su parte.

En cuanto al trabajo freelance o independiente, la tecnología modificó la forma de trabajar y conectar a las personas con su trabajo, por lo que se requiere una modificación y aclaración en el tema de aplicar las leyes e impuestos sobre el empleo, frente al debilitamiento de la protección del empleo.

Por lo tanto, los gobiernos tienen que encontrar la mejor manera de apoyar a un número cada vez mayor de trabajadores que se están quedando fuera de los sistemas de asistencia existentes, garantizando al mismo tiempo que los gobiernos continúen recibiendo los ingresos fiscales de apoyarlos, menciona el estudio.

Davos reunirá entre el 17 y el 20 de enero a unas tres mil personalidades del mundo entero, representantes del poder económico, político e internacional.

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección