The IT Mag

Li-Fi: conéctese a la luz

3 minutos de lectura
Por The IT Profile - septiembre 27, 2016    TI al día, Velocidad de Datos, conectividad, Datos, internet

LiFiEn poco más de un lustro, la conexión a internet a través de una bombilla de luz pasó del tablero, como teoría, a los laboratorios de investigación y desarrollo. Hoy ya existen experimentos prácticos cada vez más contundentes por lo que se espera que para comienzos de la próxima década podamos usar la iluminación como complemento de todas las modalidades de transmisión de datos, con la ventaja de que este formato ofrece anchos de banda cada vez mayores y a la velocidad de la luz, claro está.

El anuncio de esta tecnología se dio en Edimburgo, Escocia, por parte del profesor de comunicaciones móviles Harald Haas, en 2010. Hoy la llamamos sencillamente Li-Fi, de Light Fidelity¸ es decir, transmisión de información con alta fidelidad, utilizando un dispositivo de emisión de luz.

El señor Daas, posteriormente, creó el grupo D-Light para estudiar la transmisión de datos por medios ópticos y lumínicos principalmente, a los cuales se dedicaría desde ese momento. Enseguida, surgió el Li-Fi Consortium, una organización creada por 4 entidades: Fraunhofer IMPS, de Alemania; Supreme Architecture de Israel, IBSENTelecom, de Noruega y Trilumina, de Estados Unidos, las cuales sentaron las bases para un desarrollo práctico de esta tecnología al compartir los elementos básicos que permitieron la evolución del Li-Fi hasta nuestros días y que ahora la proyectan como una de las soluciones más impactantes para los próximos años.

Li-Fi en la práctica

Aunque muchos usuarios están soñando con usar las características de Li-Fi para descargar en segundos todas las temporadas de The Walking Dead¸será más allá de los escenarios de la subida y bajada de información personal donde Li-Fi hará su mejor labor.

En práctica, Li-Fi solo puede aprovecharse en espacios iluminados con luz artificial, así que una fábrica puede aprovechar al máximo la oferta de conexión a gran velocidad y con buen ancho de banda para controlar y enviar instrucciones a sus sistemas automatizados. Li-Fi en una planta de ensamblaje, una fábrica, un laboratorio e incluso un cultivo, se sentirá como pez en el agua, dadas la reducción de la latencia entre las instrucciones y las acciones, algo definitivo en los procesos industriales.

Igualmente, Li-Fi reduce costos de montaje al requerir solo reemplazar las bombillas actuales por unas con un circuito apropiado para la transmisión de datos. Esto reduce costos de montaje y despliegue de redes sin sacrificar ancho de banda ni velocidad, al contrario, incrementando estos indicadores.

 

Li-Fi puede convertirse en el complemento de las redes de cobre, de fibra, Wi-Fi y Bluetooth actuales, particularmente en  las áreas donde la logística lo exija, si tenemos en cuenta que los sensores de humedad, temperatura, calor, energía, entre otros, se incrementarán geométricamente en lo que queda de esta década y devorarán el ancho de banda de cualquier sistema conectado. De paso, Li-Fi le dará un respiro al espectro electromagnético, pues este está cada vez más atiborrado de bandas y frecuencias necesarias para la trasmisión de señales para radio, televisión, datos en 3G, 4G y  pronto en 5G, sin dejar de lado las redes y frecuencias de uso militar.

Según el experto en esta tecnología, Nikola Serafimovski, “Li-Fi permitirá un nivel de conectividad sin precedentes al usar de forma marginal más energía mientras satisface la demanda por datos inalámbricos.  La luz, como sucede en realidad, es ideal para albergar diversos sensores, como los de temperatura, humedad, velocidad del viento, ocupación y muchos más. Hacia allá es hacia donde se está dirigiendo la industria de la iluminación con su luz como un modelo de servicio”.

Así, nuevos negocios y nuevas oportunidades se generan con la luz, un recurso que damos por sentado, pero que al agregar conectividad y datos, puede cambiar la manera cómo hacemos todo, nuevamente.

 

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección