The IT Mag

La verdad tras los algoritmos de Amazon

3 minutos de lectura
Por Alan García - mayo 4, 2016    TI al día, Algoritmos, Amazon, Big Data, Comercio Electrónico

Según Gartner, Amazon cuenta con almacenamiento y una capacidad de procesar datos equivalentes a sus 14 principales competidores multiplicados por 10. Esta empresa fundada por Jeff Bezos en 1994 es referencia mundial para el e-commerce y uno de los más grandes proveedores de servicios en nube y soluciones tics del mercado, capaz de facturar más de 34 millones de dólares en el 2010 y con ganancias anuales estimadas por el portal findthecompany.com en 89 millones.

El éxito de Amazon se debe en gran parte a la publicidad que han diseñado para su sitio. “Toda la publicidad en Amazon es generada por el análisis de nuestros propios algoritmos”, explicó Jesús Bonequi (Cloud Partner Architect Manager at AWS) en el Mobile Monday celebrado en la Secretaría de Economía el pasado 2 de abril. Con el aprovechamiento de sus bases de datos abordando de lleno conceptos como Big Data, Amazon ha creado modelos eficaces que le permiten crear una mejor experiencia de cara al usuario final.
Grafica

Amazon genera publicidad y contenido con tres análisis diferentes que van desde el aprovechamiento de la información recabada, hasta publicidad en tiempo real y modelos de predicción de patrones de consumo.

Grafica 2

El gigante de comercio electrónico nutre sus algoritmos con tres flujos distintos de información.

“Amazon se dedica a construir aplicaciones un poco más inteligentes”, dijo Bonequi. Gran parte del éxito de Amazon se debe a la nueva ideología de desarrollo que implementan, basada en ‘micro-servicios’, que es una nueva arquitectura de desarrollo con la cual se dejan atrás las grandes compilaciones de código que se montaban antiguamente sobre un solo ejecutable, apostando por aplicaciones independientes unas de otras con funciones específicas interconectadas pero totalmente autónomas e independientes.

Monolitico-SOA-Microservicios

Abordar arquitecturas de este tipo responde a la necesidad de innovación y optimización de recursos latente en el mercado de las tics. “Los algoritmos enormes que aplican queries para administrarse funcionan, pero consumen demasiados recursos”, agregó Bonequi.

La nube, la gran libertadora

Otro de los retos importantes que enfrenta el sector es la evolución de infraestructuras físicas tradicionales a tecnologías como las de cómputo en nube. La nube es un servicio administrado y escalable con esquemas de consumo bajo demanda; el límite de procesamiento y almacenamiento de tu servidor es virtualmente ilimitado. Sin embargo, no hay que confundirse y ver a la nube como la solución mágica a todos los problemas de las infraestructuras físicas, el almacenamiento en la nube implica nuevos retos para la optimización de recursos.

La nube te otorga libertad de trabajo, ya que el crecimiento o decrecimiento de tu infraestructura no implica recursos logísticos para el usuario (montar servidores, desmontar servidores, cerrar puertos, etc.). Así, la nube usa lo que tu algoritmo o código requiera, por tanto un algoritmo podría generar cantidades de información que provoquen que la nube tenga costos excesivos en caso de no controlar bien la información con la cual se nutre.

Vivimos una época en la que el desarrollo de tecnologías como micro-servicios, algoritmos inteligentes auto adaptables e Internet de las Cosas (IoT) cambian el concepto de la tecnología enfocándolo a un futuro más cercano. AWS (Amazon Web Services) cuenta con una gama de más de 70 soluciones disponibles con las cuales apuntan hacia un futuro empresarial más ágil.

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección