Renta de ropa en línea: el armario en la nube

3 minutos de lectura
Por León A. Martínez - agosto 27, 2019    Media

Nota-renta-ropa

Un modelo que ha sido referido como el “Netflix de la moda”, el Clothing as a Service (CaaS) se ha propuesto por sus entusiastas como la solución al problema de sustentabilidad de la industria del vestido, la evolución en las preferencias del consumidor o una forma de que los usuarios generen data útil para afinar estrategias de marketing.

Son cada vez más las industrias del retail físico que buscan imitar los flujos de los productos digitales en pos de nuevos negocios. Replantear el modelo tradicional en el que producto físico se vende, y virar hacia otro en el que el producto se ofrece como servicio ofrece retos y demanda imaginación.

_eShow Business Club_

El pasado 16 de agosto, la cadena de tiendas estadounidense Banana Republic anunció el lanzamiento de Style Passport, un servicio de suscripción en línea para alquiler de ropa de su colección para mujeres, y que iniciará operaciones en septiembre.

Style Passport permitirá a los clientes por una tarifa mensual fija de 85 dólares alquilar hasta tres prendas a la vez, costo que incluye envío prioritario gratuito, cambios y devoluciones ilimitados y servicios de lavado de cortesía.

“Style Passport generará ingresos incrementales y nos ayudará a conectarnos con compradores más jóvenes que aprecian el gran estilo y desean una forma asequible y sostenible de probar la nueva moda", dijo Mark Breitbard, CEO y Presidente de Banana Republic, en el comunicado emitido por la empresa.

Sostenibilidad es uno de los valores con los que la narrativa del CaaS busca identificarse a fin de confrontarse al fast fashion, modelo de negocios en el que las ganancias se generan gracias a altos volúmenes de producción de prendas que tienen un corto periodo de vida.

El modelo productivo de la fast fashion aumenta el efecto nocivo que la industria del vestido tiene en el ambiente. La industria de la confección representa 10% de las emisiones globales de carbono y sigue siendo el segundo mayor contaminador industrial, sólo superado por el petróleo.

La idea propuesta por el modelo CaaS es que las prendas tendrán un ciclo de vida mayor, dado que su rentabilidad para las empresas depende de que los artículos sean de alta calidad y duraderos.

Uno más de los argumentos esgrimidos a favor del CaaS es que éste responde a los hábitos de consumo de las generaciones más jóvenes, que, gracias a servicios como Uber, Aribnb, Netflix o Spotify, son menos proclives a la idea de tener en propiedad bienes de consumo, y en cambio están más familiarizados con la de pagar por los servicios que éstos pueden dar.

Y la precarización de la vida a que están expuestas estas generaciones las lleva a tener menores ingresos y los espacios para habitar muy reducidos, factores que les impiden la acumulación de prendas.

La de Banana Republic es la más reciente adición a esta nueva tendencia en el retail de moda. Marcas como American Eagle o Express cuentan también con servicios de suscripción similares, cuyas operaciones iniciaron este año.

Es necesario recordar que estos servicios están en fase de prueba, y algunos analistas cuestionan la viabilidad a largo plazo de estas operaciones, sobre todo por los costos de logística que implican, pues a los envíos hay que suman los servicios de mantenimiento de los artículos.

No obstante, las firmas que ofrecen estas suscripciones ven otros beneficios en ellas. "Con este nuevo servicio, reuniremos información valiosa de una base de clientes altamente interactiva que se puede utilizar para diseñar productos y experiencias futuras", explicó el CEO de Banana Republic en el comunicado ya citado.

Peor el modelo CaaS no se agota en las suscripciones de las grandes firmas de la moda. Con operaciones sólo en Estados Unidos, la startup Rent the Runaway es una plataforma de comercio electrónico en línea que permite a las mujeres alquilar ropa y accesorios de diseño, y que en marzo alcanzó el estatus de “unicornio”, luego de una ronda de financiamiento en la que consiguió una inyección de 125 millones de dólares.

Otro caso es el de CaaStle, servicio totalmente administrado, basado en la nube y patentado que admite las principales marcas minoristas. CaaStle ofrece la plataforma, la tecnología, la logística inversa, las operaciones y los datos para crear una nueva relación entre los minoristas y los consumidores.

En México, existen plataformas como Conspiración Moda y Gala’s Vestido. Conspiración Moda es un sitio en línea para renta de vestidos y accesorios de diseñador con envío a todo México, con opción a comprar de las prendas. Gala’s Vestido es un portal especializado en la renta de vestidos de novia.

Según los analistas, el mercado de alquiler de ropa alcanzará una facturación de 1,900 millones de dólares en 2023. Este año, proyecciones de GlobalData Retail indican que en Estados Unidos este mercado generará 1.28 mil millones.

No obstante, la cifra de las ganancias esperadas para 2019 representan apenas 0.3% de todo el gasto en ropa para Estados Unidos.

Y en cuanto a las suscripciones de renta de ropa, un estudio realizado en 2018 por McKinsey and Co. encontró que casi 40% de los suscriptores finalmente cancelan su servicio. Aún queda tela que cortar en esta modalidad de negocio.

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección
 

Escrito por León A. Martínez