Los 3 tipos de Blockchain y sus ámbitos de aplicación

3 minutos de lectura
Por Jesús León - enero 29, 2019    Destacadas Negocios, Negocios

En Voz de los Expertos- Jesús León

Blockchain es una tecnología de consenso distribuido que llegó para quedarse ya que permite reducir la incertidumbre de realizar transferencias peer to peer. Por esta razón, la figura del intermediario central queda obsoleta.

Pero al hablar de Blockchain se debe entender que no solo existe una sola clase de Blockchain, sino que en realidad se le divide generalmente en tres clases: Públicas, Privadas y Permisionadas; dividiéndose en estas clases dependiendo del tipo de información que se almacene en cada una de ellas. Es decir, dependiendo del nivel de secrecía de la información, es el tipo de Blockchain que se utiliza.

Es de vital relevancia conocer y saber distinguir cada una estas clases de Blockchain para que, en caso de tener que utilizarla, se pueda resolver un problema de negocio de acuerdo con nuestras necesidades de privacidad.

 

Blockchain Públicas

 

Las Blockchain públicas se caracterizan por dotar de transparencia a la información almacenada en las mismas, y por ser capaces de resolver la paradoja de los generales bizantinos, utilizando para ello un incentivo conocido como activo virtual.

Se dice que la información es transparente, ya que cualquier persona puede accesar y conocer la trazabilidad de las transacciones realizadas dentro de ésta. No obstante, no es posible conocer por sí misma a la persona que realizó dichas transacciones ya que solo se muestra la dirección pública desde donde se realizó la transacción, pero no a quién pertenece la misma. A pesar de esto, puede ser rastreada dicha dirección debido a su carácter público.

Por tanto, los participantes se pueden considerar anónimos, siendo que no son conocidos personalmente.

El ejemplo clásico de esta clase de Blockchain, es la de Bitcoin, siendo ésta la primera en surgir, y de la cual se derivaron, a su vez, las distintas clases de Blockchain.

 

Blockchain privadas

 

Las Blockchain privadas, por su parte, se caracterizan por la necesidad de conocer a absolutamente todos sus participantes. Recibiendo cada participante una copia del árbol de Merkle, se vuelve imposible el acceso a participantes anónimos.

Esto se debe a que parte de la información contenida en las transacciones es considerada como confidencial, por lo que solo algunas personas podrán acceder a ésta, pero no será de acceso público.

En esta clase de Blockchain no es necesario utilizar un activo virtual como incentivo, ya que, la información que se sube funciona como el activo de valor para sus participantes, lo que permite el buen funcionamiento de la red distribuida.

Son aplicables en sectores donde parte de la información no puede o no debe conocerse públicamente, siendo solo sus participantes los que pueden acceder a esta, debido a la secrecía que se debe de tener de la información.

Este tipo de Blockchain es aplicable para obtener la trazabilidad en una cadena de suministro. Un ejemplo de ello es la detección de leche apócrifa en una empresa de lácteos.

 

Blockchain permisionadas

 

Las Blockchain permisionadas comparten, con las anteriores, la característica de que la información se encuentra distribuida entre sus participantes.

No obstante, se diferencian de éstas en que son utilizadas en sectores normados donde se encuentra establecido que cierta información deba ser secreta para parte de sus participantes, pero para otros no. Existiendo participantes que solo pueden observar cierta información y participantes a los que se restringe el acceso a dicha información, pero en cambio pueden ver otra distinta. Por lo cual, se habla de grados de acceso a la información entre los diferentes participantes de la red.

Es aplicable a casos donde el acceso a la información se encuentre limitado por el secreto bancario, bursátil, fiscal y/o industrial, y en casos donde la Ley de Protección de Datos Personales aplique privacidad para parte de la información.

En otras palabras, las redes permisionadas surgen por la limitante que da la ley para la difusión de cierta información considerándola secreta o confidencial. Por tanto, los participantes además de ser conocidos, solo pueden mirar y poseer la información que les marque la ley, pero no más allá.

 

Para terminar, debemos preguntarnos: ¿Qué nivel de secrecía debe tener nuestra información?, ¿se debe conocer o no a los participantes? y ¿los participantes deben tener diferente nivel de acceso a la información?

Respondiendo a estas cuestiones elegiremos el adecuado tipo de Blockchain, respecto de nuestro caso de uso.

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección
 

Escrito por Jesús León

Economista de la escuela conductual (Behavioral economics), especializado en Trading y Derivados Financieros. Experto y promotor de la tecnología Blockchain. Activos virtuales en su uso no especulativo. Participante en el sector Fintech México. Fundador de ANPICA A.C., Ambassador Blockchain UNAM y miembro de Legal Hackers.

jesus.qulle.net@gmail.com

Marketing Directo