Lo que debes de saber sobre el storytelling

3 minutos de lectura
Por Alejandro Nájera - agosto 6, 2018    Destacadas Media, Media

El storytelling es el mejor tipo de publicidad para crear un lazo con tus compradores

Siempre que se cuenta una buena historia, que genera empatía, se procesa diferente a los datos fríos. Lo que provoca sentimientos es guardado en alguna parte de la mente, a diferencia de información simple, que se olvidará en cualquier momento.

Se cree que la manera de vender productos es sólo con difusión, sin embargo, también debe de haber una narración: algo que origine conmoción. Darle un significado y orillar a que el comprador se diga «lo compré por eso que me hizo sentir».

Por lo anterior, el storytelling es una forma de marketing que debes aplicar para tu marca: creando un vínculo podremos entender más a nuestro comprador, que a su vez nos hará ver la forma en la que se comporta el mercado y saber las respuestas al porqué ese producto tiene éxito.

Esto va más allá de un tipo de publicidad, es el arte de contar. Y no sólo nos ayuda formar lazos con la audiencia, sino a cambiar la forma en que miran nuestra marca. A que vean con otro punto de vista los aspectos de todo lo que producimos y que nazca una credibilidad en lo que vendemos.

Un buen primer acercamiento a este tipo de contenido es, iniciar contando como surgió nuestra marca, bajo qué circunstancias fue que llegamos al punto en donde nos encontramos. Saber el origen de algo es de las cosas que más causa curiosidad en la gente, además de reflejar los valores que representamos

 

¿Y cómo continuamos haciendo storytelling a favor de nuestro eCommerce?

Un mensaje: Lo narrado tiene que tener sustancia. Si entregamos algo vacío, el público lo sabrá al instante. Un mensaje no siempre es una moraleja, también tiene que ver con la maduración de los protagonistas y saber poner final. En donde lo que se quiere transmitir tenga una conclusión y el espectador una satisfacción al ver el final de la historia.

Sentimientos: Algo bien escrito siempre persuadirá la sensibilidad del público, nuestro objetivo. La idea tiene que transgredir un simple comercial y reflejar la lucha que hubo para obtener tal cosa, la sensación que se tiene al usar tal prenda o los recuerdos que se tienen al comer ciertos alimentos. Todo dependiendo cual sea nuestro nicho, sin importar si tenemos decenas o centenas de clientes, ellos serán los que mejor comprendan el relato.

Cabe señalar que, buscar provocar lástima por tramas tristes está mal. Eso podría dejar al espectador con un mensaje erróneo, no obstante, lo que sí se puede tener es toques de drama o comedía, siempre buscando lo agradable.

Personajes: Se tiene que lograr poner al consumidor en los zapatos del protagonista. Buscar, según se requiera, arquetipos o prototipos de personajes. Ese es de los mayores triunfos que ha tenido la literatura y que podemos tomar prestado. La gente suele entender bien los personajes prefabricados debido a que se identifican con las características que tienen.

Ritmo y estilo: Si algo no engancha desde el primer instante, las personas suelen desecharlo, por eso el inicio debe atraer y seducir. De igual manera, se tiene que dosificar la forma en que se van revelando datos o verdades importantes. El final ha de ser revelador, para impresionar a los presentes. Una vuelta de tuerca que cambie el camino por donde se iba, respetando la lógica del universo que se está contando.

 

Por último, cabe aclarar que el storytelling no es algo unidireccional. Es más parecido a una conversación: nuestra marca y el cliente se podrán entender mejor cuando la historia termine de ser contada. Por eso, a la hora de hacerlo se tiene que hacer cuidando hasta los elementos que podrían parecer insignificantes.

 

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección

Marketing Directo