La represión de China que fortalece a bitcoin

3 minutos de lectura
Por Alan García - diciembre 19, 2017    Negocios, Destacadas Negocios

En China se vive bajo un régimen socialista extremadamente estricto, basta con decir que empresas como Google y Facebook no tienen presencia en el gigante asiático dada su hermética regulación con respecto al mundo digital. Bitcoin no está exenta de esta situación y se ha convertido en el nuevo reto para las autoridades de aquel país pues, a pesar de sus esfuerzos, no pueden contenerla ni regularla.

“Los intentos fallidos del gobierno chino para limitar el poder del bitcoin no hacen más que lanzar un mensaje al mundo: bitcoin es algo muy grande y está por encima de cualquier país, por poderoso que sea”, explica Emily Parker, columnista del MIT Technology Review.

Una premisa básica sobre bitcoin es que no tiene una licencia, ni es contemplada por las leyes en casi ningún sitio del mundo, sin embargo, esto no quiere decir que sea ilegal (porque si no está prohibido teóricamente está permitido), algo que tiene en común con casi todas las criptodivisas del mundo: el hecho de moverse dentro de una zona gris de la ley.

“¿Bitcoin es legal? Hasta donde sabemos, bitcoin no se ha hecho ilegal por ley en la mayoría de territorios”, explica el portal bitcoin.org.

Bajo este mismo orden de ideas se dio el primer ataque del gobierno chino a bitcoin, cuando el CEO de la casa de cambio más antigua en aquel país, Bobby Lee, se puso en la mira de las entidades reguladoras que vieron una amenaza en su arquitectura descentralizada, imposible de controlar por cualquier gobierno.

Así, a inicios de 2017, BTCC (casa de cambio administrada por Bobby Lee) fue investigada por el Banco Central Chino, mismo que en septiembre dictaminó que prohibiría las Ofertas Iniciales de Monedas (ICO) y que toda casa de cambio de monedas virtuales en aquel país debía cerrar, con el objetivo de frenar la penetración de dicha moneda en el gigante asiático.

Lo anterior era de esperarse, pues la arquitectura descentralizada de las criptomonedas que se apoya únicamente en su comunidad de usuarios es la antítesis de la política monetaria de un régimen comunista como el chino. “El hecho de que bitcoin no estuviera respaldada por ninguna autoridad central, atraía a aquellos que desconfiaban de los gobiernos y los grandes bancos”, explicó Emily Parker.

“La naturaleza descentralizada del dinero virtual debería hacer que resulte imposible que un país lo controle. Pero la mano dura de China está desafiando esa creencia. La noticia del cierre de BTCC hizo que el precio de un bitcoin se desplomara brevemente”, agregó.

Sin embargo, no todos los países han acogido a esta criptomoneda de forma tan agresiva, por ejemplo, en Japón, bitcoin y otras criptomonedas son consideradas por el estado como un método legítimo de pago, con la misma validez que cualquier dólar norteamericano.

Además, las características propias del dinero virtual permitieron que bitcoin sorteara ese desafío para alcanzar sus máximos valores históricos en fechas recientes, todo gracias a la gran comunidad de usuarios que la sustentan de manera internacional.

Como respuesta, el gobierno chino creó su propia moneda digital, con el objetivo de hacer las transacciones monetarias más baratas y combatir las falsificaciones de yuanes, pero con un trasfondo totalmente diferente al de bitcoin, pues con su arquitectura, cada transacción es rastreable hasta su origen, perdiendo con ello el anonimato de la oferta original.

“Es fácil entender por qué a muchos chinos les atrae bitcoin. En el entorno financiero fuertemente regulado de China, especular con la moneda era una de las pocas opciones de inversión”, finalizó Emily Parker.

En realidad, China no ha prohibido bitcoin por una simple razón, no puede hacerlo, bitcoin no le pertenece, le pertenece a su comunidad. En consecuencia, dos terceras partes de las operaciones de minería de criptomonedas se llevan a cabo en el gigante asiático, según información The New York Times.

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección
 

Escrito por Alan García

Soy un reportero especializado en tecnología y negocios digitales, siempre motivado por aprender un poco más. "Vivimos en una sociedad exquisitamente dependiente de las ciencias y la tecnología, en la cual, prácticamente nadie sabe nada acerca de ciencia o tecnología" Carl Sagan.

https://www.the-emag.com

prensa.fw@framework.mx

Marketing Directo