Europa trabaja en sistema de pagos que compita con Visa y Mastercard

2 minutos de lectura
Por León A. Martínez - noviembre 8, 2019    Media, Unión Europea, Pagos Digitales

Tarjetas-Potenciadas

Pan European Payment System Initiative (PEPSI) es el nombre del proyecto con el que la banca europea busca dar soberanía a su región en métodos de pago, y revertir la dependencia de compañías estadounidenses y chinas como Visa, Mastercard, Alipay o WeChat Pay.

Son 20 las instituciones bancarias de la zona euro implicadas en el proyecto, y proceden de Italia, Alemania, Francia, Holanda, Bélgica, Portugal y España. El PEPSI cuenta además con el respaldo del Banco Central Europeo (BCE), bajo la consigna de que Europa alcance la soberanía en los pagos electrónicos.

En 2018, las firmas estadounidenses Visa y Mastercard conjuntaron 96% del mercado de tarjetas de pago en Europa, según datos de Statista. Visa tuvo la mayor participación, con 60% del mercado, mientras que la cuota de Mastercard fue de 36 por ciento.

El estudio “Global Payment Cards Data and Forecasts to 2020” de RBR, empresa de consultoría e investigación estratégica especializada en la industria de banca minorista, indicó que en 2014 9 de cada 10 euros gastados con una tarjeta de pago en Europa fueron procesados con una tarjeta de marca Visa o Mastercard, la mayor proporción de cualquier región.

El objetivo del grupo de 20 bancos europeos para PEPSI es alcanzar 60% del mercado de pagos electrónicos en la región. El estándar basado en el pago instantáneo será capaz de administrar todas las formas de pago desmaterializadas, ya sea con tarjeta, transferencia, débito directo o móvil.

El costo de PEPSI sería de varios miles de millones de euros, incluyendo el cambio de al menos 400 millones de tarjetas en Europa, así como migraciones tecnológicas.

Una fuente de la banca francesa dijo a la agencia AFP que el Banco Central Europeo dio su aval a la iniciativa, en vista de la dominancia de las empresas estadounidenses en el mercado de pagos europeo. "La soberanía de los pagos en Europa no existe", dijo la fuente.

Las preocupaciones de la banca europea tienen como precedente lo ocurrido con Rusia cuando anexó a Crimea en 2014. Como parte de las sanciones políticas y económicas de Estados Unidos contra Moscú, Visa y Mastercard suspendieron sus servicios en el país. En consecuencia, Rusia creó la empresa Sistema Nacional de Tarjetas de Pago (NSPK, por sus siglas en ruso).

La expansión de las firmas chinas de la industria de pagos electrónicos es otra de las preocupaciones de los bancos europeos. Analistas de la región están preocupados por la creciente influencia de las redes de pagos chinas Alipay, UnionPay y WeChat Pay, que ven en Europa un mercado propicio para expandir sus operaciones.

Esta no es la primera vez que la banca europea intenta contar son un sistema de pagos propio. El proyecto Monnet fue lanzado en 2012, y no prosperó debido a que la Comisión Europea consideró que podía afectar la libre competencia.

El BCE y la Comisión Europea realizan ya los estudios de viabilidad del PEPSI. Los bancos involucrados en el proyecto decidirán en diciembre si siguen adelante con esta iniciativa o si se archiva junto con Monnet.

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección
 

Escrito por León A. Martínez