Colombia determina que Rappi es un comercio electrónico

2 minutos de lectura
Por León A. Martínez - septiembre 6, 2019    eCommerce

Rappi-blog-1

El superintendente del órgano regulador de competencia y de protección al consumidor en Colombia indicó que Rappi “no es un intermediario, sino un comercio electrónico, es decir, la relación de consumo es con Rappi y no con el tercero que se compra”, según declaraciones del superintendente Andres Barreto, recogidas por el diario La República.

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) de Colombia determinó así este jueves que Rappi de ahora en adelante debe cumplir con la normativa de comercio electrónico del país, y por ello, con las disposiciones del Estatuto del Consumidor.

El ente regulador, a la par de ubicar bajo la figura de comercio digital a la compañía, anunció también la apertura de una investigación por una posible violación al estatuto del consumidor, pues desde 2016 y hasta el 9 de agosto de 2019, Rappi ha acumulado un total de 472 demandas jurisdiccionales en ejercicio de la acción de protección al consumidor, de las cuales 108 se encuentran activas.

Derivado de ésto, y a partir de este jueves, Rappi tiene un plazo de 30 días para poner en su ponga en su correo electrónico, plataforma y aplicación un enlace a la SIC para que los consumidores puedan presentar peticiones, quejas o reclamos (PQR), y en caso de devoluciones por parte de los clientes, la compañía está obligada a reintegrar los montos en dinero y no en créditos para ser usados en servicios futuros.

Rappi también deberá ser transparente con los precios de los servicios y ajustar las cláusulas de términos y condiciones de uso de la plataforma, debido a que algunas de las disposiciones podrían vulnerar las normas establecidas por la ley.

La agencia Reuters informó que Rappi dijo en un comunicado que respeta las decisiones e implementará las medidas respectivas.

"Una vez la compañía conozca el contenido y con base en el análisis interno, interpondrá los recursos estipulados por la ley que considere pertinentes", anunció la empresa.

La decisión de la SIC de considerar que la aplicación supera el alcance de solo ser un portal de contacto, sino que hace parte de la cadena de comercialización, deriva de evaluar más de 750,000 PQR relacionadas con la posible vulneración a los derechos del consumidor por parte de la empresa.

En caso de que Rappi no cumpla con las disposiciones de la SIC a cumplir en un plazo de 30 días, deberá pagar una multa de 1,000 SMMLV (Salario Mínimo Mensual Legal Vigente), equivalente a casi 250,000 dólares. Si Rappi es encontrada culpable de violaciones a los derechos del consumidor, podría pagar una multa de 2,000 SMMLV o 500,000 dólares.

¿Tienes un proyecto? ¡Visita nuestra sección
 

Escrito por León A. Martínez